Cubano pide visa humanitaria para su esposa gravemente enferma por una bacteria

Claudia Díaz Martínez, de 32 años de edad, necesita una visa humanitaria urgente que le permita recibir atención médica porque tiene alojada en el organismo una bacteria Pseudomona, que le provocó necropsia en el espacio intercostal, la pérdida total de un seno y los músculos de la zona, «Estamos dispuestos a viajar a cualquier país que nos conceda un visado; nosotros lo que queremos es que se atienda y se cure, cuanto antes».

La paciente, que reside en Quvicán, está ingresada en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INCR), de La Habana, desde el 20 de abril y ha sido sometida a cinco cirugías para limpiar la zona y diversas curas con anestesia general. En breve le practicarán una operación de alto riesgo donde puede perder la vida, agregó el marido preocupado también por los dos hijos del matrimonio.

Todo comenzó cuando Díaz Martínez tenía 29 años y le diagnosticaron cáncer de mama. El 18 de noviembre de 2019, el doctor Pavel Reyes, jefe de servicio de cirugía reconstructiva del INCR, le realizó una mastectomía contralateral izquierda y la mandó para su casa sin el dispositivo de drenaje necesario. A los cinco días comenzó a tener fiebre y soltar líquido por la sutura de la herida, contó Milián Socorro.

Decidieron regresar al hospital y le extrajeron el líquido acumulado, pero la herida estaba abierta y facilitó la entrada de la bacteria a su organismo, recordó.

Sin antibióticos prescritos, a los trece días la joven cubana volvió a tener fiebre y el doctor Reyes le dijo que «no tenía nada» y que se curara con miel de abeja y agua con sal.

Por la izquierda compraron Amikacina para combatir la Pseudomona y, tras aplicarle 20 bulbos del antibiótico, la mejoría fue solo de 10 días. Milián Socorro denunció entonces el caso el caso en Facebook y a las 48 horas recibió una llamada de la dirección del hospital.

«La cuenta regresiva por la vida de mi esposa empezó. Si no recibe tratamiento efectivo urgente la voy a perder», agregó Milián Socorro.

Para explotar todas las posibilidades de una visa humanitaria solicitó ayuda a la Cruz Roja Internacional pero Emilio Milián Socorro no puede completar el formulario online desde Cuba y sabe que el proceso es difícil, aunque no pierde la esperanza de conseguirlo.

Deja un comentario