Régimen baja su tasa de intereses de créditos para producción de alimentos. Luego no le paga a quien produce

Lo del régimen de los Castro en cuanto al pago de deudas pareciera la historia de nunca acabar.

Son más de 35 los créditos concedidos por el Banco de Crédito y Comercio (Bandec) en la provincia de Matanzas desde abril último para favorecer la producción de alimentos. Así lo informó este 22 de mayo el diario Granma, medio de prensa del Partido Comunista de Cuba.

Ahora, buscando garantizar la alimentación del pueblo en medio de la crisis generada por la COVID-19, Bandec decidió disminuir las tasas de interés a las unidades productoras y a los agricultores que soliciten financiamientos para generar comida, explicó a Granma Ailín Lozano Lozano, gestora en Comunicación y Marketing.

«Para las unidades productoras y agricultores individuales las tasas de interés a considerar se ubican entre un 2,5 y un 3,5 por ciento anual; para condonar la deuda se pueden pactar también amortizaciones a partir de la venta de otras producciones que no son objeto del crédito durante el año», detalló Granma.

Con esta nueva medida el régimen busca incentivar las producciones de arroz, frijoles, maíz, vegetales y hortalizas, ganado menor y producción porcina, líneas de marcado interés nacional para cuyo desarrollo Bandec prioriza financiamientos, con estrecho vínculo a la Empresa de Seguros Nacionales para el respaldo de las producciones.

Ailín Lozano precisó que «quienes se interesen por acceder a los financiamientos tendrán atención priorizada en las sucursales bancarias, donde se gestionará la documentación de manera rápida para agilizar el emprendimiento».

Si hasta aquí todo parece estar bien, recordemos que el régimen aún tiene deudas con agricultores y productores de carne a lo largo de la geografía nacional y no quiere pagar hasta que se acabe la pandemia.

Hace apenas unos días el diario oficialista Juventud Rebelde se hizo eco del reclamo de un grupo de 15 ganaderos de la Cooperativa de Crédito y Servicios (CCS) 17 de Mayo en la provincia de Holguín, contra la estatal Empresa de Productos Cárnicos UEB Holguín, la cual aún no paga una deuda pendiente por la venta de más de cuatro toneladas de ganado menor, entre julio y septiembre de 2019.

Y como si no fuera suficiente esta situación, la UEB Holguín, a pesar de que no les cancela la deuda, sigue exigiendo a los productores que continúen vendiéndole.

Para exigirle al pueblo el régimen siempre está listo, pero para cumplirle la historia es otra, como si en este momento los productores de alimentos no necesitaran más que nunca, debido a la crisis económica y a la situación epidemiológica, que se les entregue su dinero. Con razón la agricultura y la ganadería no avanza.  

Dijo que se les ha hecho saber a todas las autoridades de la ANAP, Agricultura, Fiscalía, Minint, Gobierno y Partido del municipio y la provincia, incluyendo la Egame, sobre la situación de impago por parte de la empresa.

«Y nadie acaba de ponerle punto final a tal situación», subrayó.

«Hemos estado comunicados con la Egame, afirma, y nos manifiesta que el dinero está y se va a pagar, pero hay que esperar que la situación de la COVID-19 mejore, para que la auditora pueda venir a Holguín a hacer las transferencias, algo que no es necesario porque ellos tienen conciliada la deuda con cada forma productiva y el pago se hace por transferencia bancaria a través de correo electrónico».

El diario dijo que el criterio generalizado de los productores de Rafael Freyre es que a esta empresa no se le puede vender porque no son confiables.

Hidalgo Martínez concluyó con que “hechos como este no pueden quedar impunes”, por todos los daños que provoca este tipo de afectación.

Deja un comentario