Cubano ruega por atención médica para su hija

Ángel Lleo es un cubano que pide ayuda en redes sociales desesperadamente para su hija pequeña, quien padece de un tipo de epilepsia que en las instalaciones de la isla no ha recibido un tratamiento eficaz.

El caso se dio a conocer a través de una publicación de Facebook hace aproximadamente tres meses, donde el padre explicaba que la niña tuvo al comienzo un desarrollo normal —hablaba, caminaba y gateaba— hasta que, a los 2 años y 3 meses, debutó con unos ataques de epilepsia que aún no tienen un diagnóstico certero.

Ahora vuelve a solicitar, en la misma plataforma, el apoyo de las personas que puedan hacer algo en favor de la pequeña Samara.

Tengo a mi niña muy malita, ella no para las convulsiones, todos los días ya no sabemos que hacer llamamos a los médicos que la atiende en la Habana y nos dicen que hay que esperar que la pandemia se aguante un poco y mi niña qué tiene que ver con la pandemia”, se pregunta Lleo.

“Señores, miren cómo estamos en Cuba y me pregunto qué hacemos con nuestra niña y sus convulsiones, ¿hasta cuando tenemos que esperar?”, expresa.

En una segunda publicación, lamenta: “Cómo me han dejado a mi princesa de tantos medicamentos y sin resultados alguno, sin diagnóstico”. De igual modo, pide una visa humanitaria para la niña, lo cual le podría facilitar un traslado hacia Estados Unidos, donde podría ser atendida con mejores recursos y “hacerle el tratamiento que de verdad lleva ella”

En una publicación anterior, Lleo narra algunas de las vicisitudes que ha vivido con su hija: “Comenzó tomando Valproato de Sodio en suspensión que no le hizo nada, se le añade Vigabatrina al tener tantas crisis y no disminuían. Se decide ingresarla en el neurológico donde se le hace prueba de la vista entre otras cosas y se ve que tiene disminución de la visión periférica y se decide suspender la Vigabatrina poniéndole entonces Prednisona la cual le sube la presión, la pone irritable a tal punto que la niña no camina más ni hace nada de lo que ella antes hacía, no tiene control cefálico. Ha tenido una involución en todos los aspectos”.

También comentó que, al suspenderle la Prednisona por los efectos, empezaron a suministrarle Topiramato junto con el Valproato, pero esta mezcla le provocó a la pequeña una diarrea bacteriana

Con el consumo de Topiramato, dejó de comer y en una ocasión tuvieron que alimentarla con jeringuilla.

“Lloramos todos los dias de verla así, y solo nos dicen que hay que esperar y aún no tenemos un diagnóstico, los médicos nos dicen cada uno un diagnóstico distinto y llevamos dos años con este sufrimiento”, expuso.

“Es doloroso verla en cada crisis que hay que ponerle oxígeno, además termina tan decaída y estamos desesperados queremos ver a la niña caminar, hablar, que se relacione con otros niños, verla crecer, darle una mejor calidad de vida, tan solo es una niña”, agregó.

Las redes sociales se han convertido en un espacio para tejer redes de apoyo a familias en Cuba con situaciones semejantes. En abril, un cubano que vive en Estados Unidos, pidió ayuda también para llevar a su hijo enfermo de cancer a los EEUU

después de que el menor no respondiera a los tratamientos que se le habían aplicado en la Isla.

Tal vez el caso de mayor repercusión  sea el de la niña Ashlin Naara

que pudo viajar a EE.UU. a atenderse un raro padecimiento tras recibir una visa humanitaria a raíz de un amplio respaldo a la causa, en el que incluso se vio implicado el popular cantante salvadoreño Álvaro Torres.

Sin embargo, las circunstancias actuales son más complejas no solo para el otorgamiento de visas sino para realizar viajes internacionales en medio de la crisis desatada por la pandemia del coronavirus, que ha obligado al cierre de fronteras en numerosos países y a la cancelación de vuelos por varias aerolíneas.

En su discurso político, el régimen cubano se precia de contar con un sistema de salud que puede competir con los del primer mundo, pero a menudo se denuncian  expresiones de ineficiencia en los servicios y las condiciones deprorables que son evidentes en gran parte de las instituciones hospitalarias .

Deja un comentario