Dueños de almendrones en La Habana se preparan para la vuelta del turismo a Cuba

Juvel Osvaldo Tur, dueño y conductor de un Ford Fairlane de 1956, se prepara para una temporada turística en Cuba que no se sabe cuándo comenzará, ni en qué condiciones, a consecuencia de la pandemia del nuevo coronavirus, contó la estatal agencia de noticias Prensa Latina.

Como otros choferes de «almendrones», este vecino del Cerro se gana la vida paseando turistas por La Habana. Su principal ruta comienza en la Plaza de la Revolución e incluye Habana Vieja y Malecón.

El «cubaneo» permite mantener vivo un coche que en cualquier otro lugar del mundo sería una reliquia. Confiesa Juvel Osvaldo Tur que la mayoría de las piezas de su auto son originales, salvo el motor Mercedes, cinco cilindros (diésel) y la caja de transmisión, que fueron adaptados.

«Mi carro era V-8 de fábrica (ocho cilindros), pero aquí hay que inventar y por ello adaptamos motores japoneses, coreanos y de otras procedencias. Mi auto sigue siendo automático, con su diferencial original, igual la pizarra y el 90 por ciento de la lata«.

Al inicio de la pandemia, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social advirtió que el transporte sería uno de los sectores más golpeados por las medidas que se proyectaban desde el gobierno cubano. Hasta el momento las ayudas que brinda el gobierno a los trabajadores del sector no estatal son insuficientes y algunos manifiestan su inconformidad al verse impedidos de recibir dinero de la Seguridad Social.Hasta el momento no existe una fecha específica que diga cuándo el país caribeño comenzará a recibir turismo internacional, la principal fuente de ingresos económicos.el Ministerio de Turismo explicó en una nota que por el momento no abrirán las instalaciones hoteleras del país.

Deja un comentario