Cubana denuncia que un policía abusó de su hijo menor de edad: «Le puso la cara en una loma de arena»

La Dama de Blanco Roxilene Sotolongo denunció en redes sociales que su hijo de 16 años, Ariel González, fue víctima de abuso policial cuando un oficial empleó métodos violentos para su detención. Según el testimonio de Sotolongo en redes sociales, su hijo salía de casa de la novia al ser detenido y también esposado momentos antes de que el policía lo introdujera en la patrulla 567, donde fue trasladado hasta la unidad policial del Capri, en Arroyo Naranjo, La Habana.

El joven se quejó de que las esposas le apretaban las muñecas, pero el oficial, en lugar de aflojarlas, las redujo aún más. Una vez que llegan a la unidad —cuenta Sotolongo— empiezan a registrar al menor y encuentran su carné de identidad. Al solicitar información, el policía conoció que Ariel González era hijo de padres opositores al régimen y de inmediato comienzan a insultar y a empujarlo. De pronto también empiezan a golpearlo y en una oportunidad ponen el rostro del adolescente contra una loma de arena cerca de ellos.

Cuando después lo pasan para el calabozo, el menor pidió agua y un oficial se la negó, diciéndole que calmara la sed con orine. “Todo eso le sucede a un niño de 16 años”, señala la opositora en Facebook. Tan pronto sus padres se enteraron, acudieron a la unidad y allí fueron maltratados. Le respondieron que su hijo iba a ser acusado por daños y que tendrían que pagar 3000 pesos de multa. “Eso es para que el mundo vea y sepa lo que pasan los opositores en Cuba y sus familias”, denunció. Sotolongo expuso que Ariel había recibido un golpe cerca del oído, y que ahora sentía dolor.

“Lo vejan, lo maltratan y le dicen que tiene que pagar 3000 pesos. Que esperan los cubanos para salir a protestar cuando eso sucede, hoy es el hijo de Roxilene, mañana puede ser el tuyo. ¿Qué pasa Pueblo Cubano?”, comenta un usuario.“Ellos actúan así , no tienen ni nivel escolar, mucho menos educación y como si fuera poco ni la mínima preparación de psicología para tratar con el pueblo”, expone otro refiriéndose a los miembros de la policía cubana.

“Represores cobardes, esa es la policía de Cuba, una lacra malpagada, que defiende una dictadura de millonarios, una policía, banda de gentuza que no sabe ni escribir, que son «valientes» cuando andan en pandilla o cuando atacan a menores, mujeres o ancianos indefensos”, valora un tercer internauta.

“Esto no sucede solamente con tu hijo, es con todo un pueblo, a mí por tener mi nariz por dos minutos fuera del nasobuco me multaron, y no reclames, es por gusto. Así funciona la dictadura, pero te diré algo, esto es bueno para que muchos se quiten la venda de los ojos y reconozcan que esto es una dictadura”, sostiene un cuarto usuario.

“No es la primera vez que sucede cosas en la estación de policía del Capri y no resuelven nada son corruptos todos que se apañan entre ellos.

Deja un comentario