la corte suprema rechaza el plan de Trump

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos mantuvo el el programa de Acción Diferida Para los Llegados en la Infancia (DACA), que protege de la deportación a unos 650.000 jóvenes indocumentados conocidos como «soñadores», en un inesperado revés para el presidente. Fue una sentencia justa y reñida hasta el ultimo momento con solo 5 votos  a favor y 4 en contra, afirmando este tribunal que el presidente nos cumplio con los engranaje de el estatuto cuando interfirio en el programa LECA.

La dictaminacion del  Departamento de Seguridad Nacional de exterminar dicho programa se califico como arbitraria y caprichosa, segun el  presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, de tendencia conservadora, en un argumento al que se sumaron los cuatro jueces progresistas de la corte.

El tribunal no se detuvo a esclarecer la legalidad de este programa sino que dictamino y rechazo la manera en que fue llevado a cabo por nuestro presidente.Dicho tribunal expreso e informo que La Casa Blanca puede intentar quitarlo de nuevo pero dudan de poder hacerlo antes de noviembre por la venida de las elecciones presidenciales.

La decisión supone una enorme victoria y un alivio para los centenares de miles de «soñadores», que esperaban con nerviosismo un veredicto del que dependen sus proyectos de vida, que han quedado en limbo desde que Trump anunció la interrupción del programa hace casi tres años.

«Esta espera me está matando», escribía este lunes la «soñadora» mexicana Reyna Montoya en un tuit.

Muchos de esos jóvenes eran pesimistas sobre la decisión del Supremo, debido a que la mayoría conservadora de la corte incluye a dos jueces nominados por Trump, Brett Kavanaugh y Neil Gorsuch.

Ambos se opusieron este jueves a la decisión de la mayoría de los jueces de mantener en pie el programa y alegaron, en un argumento firmado por el magistrado conservador Clarence Thomas, que la decisión de sus colegas es «un intento de evitar una decisión (de Trump) políticamente controvertida, pero legalmente correcta».

Aunque Trump anunció la interrupción del programa DACA en 2017, los fallos de jueces federales le obligaron a seguir renovando los permisos de aquellos jóvenes indocumentados que ya eran beneficiarios del programa en esa fecha, y que bajo la medida, debían actualizar sus documentos cada dos años.

En enero, eran unos 650.000 los «soñadores» que llegaron a Estados Unidos antes de 2007, en su mayoría de la mano de sus padres, los que aún mantenían ese permiso que les permite vivir fuera de las sombras, al contrario que el resto de los 11 millones de indocumentados que se calcula residen en EE.UU.

Deja un comentario