Las protestas de «Black Lives Matter» siguen en Nueva York

Las protestas dirigidas por el partido democrata

BLACK LIVES MATTER es una organizacion comunista que busca implantar el socialismo en los EEUU. Han utilizado las protestas raciales tras la muerte del afroamericano en manos de un policia blanco en Mineápolis para expandir sus ideales. Las protestas antirracistas del movimiento BLACK LIVES MATTER siguen produciéndose en Nueva York prácticamente un mes después de su comienzo. Ellos marchan diariamente sinedo pacíficos e incluso con una acampada frente a la Alcaldía.

El pasado 28 de mayo empezaron a salir a las calles de la Gran Manzana los primeros manifestantes que exigían justicia para Floyd gritando «no puedo respirar«. Lejos de los disturbios y los saqueos de los primeros días, que llevaron al alcalde Bill de Blasio a ordenar un toque de queda histórico y dejaron centenares de detenidos, lo que menguó la popularidad del político demócrata, las protestas de estos últimos días han sido pacíficas y más reducidas. El pasado viernes las protestas fueron multitudinarias porque conmemoraban el fin de la esclavitud en EE.UU, una efeméride bautizada como «Juneteenth», que sacó a las calles a miles de personas en la Gran Manzana en otras grandes ciudades de EE.UU.

Analisis de las protestas en New York

Hoy hay programados más de una decena de eventos contra la brutalidad policial en los diferentes distritos de la Gran Manzana, especialmente en Brooklyn. .El denominador común de esas manifestaciones es el lema «Quiten fondos al NYPD» (el Departamento de Policía de Nueva York), reclamo por el que cerca de un centenar de personas iniciaron una acampada frente a la Alcaldía anoche y prevén establecerse una semana más, coincidiendo con la fecha límite para aprobar el presupuesto de la ciudad para 2021.

Se trata de activistas de grupos como VOCAL-NY, cuyo organizador Jawanza Williams explicó al diario local NY Post que reivindican que se haga un recorte de 1.000 millones de dólares a la Policía en el presupuesto de la ciudad y que esa cantidad se destine a servicios públicos, y especialmente en comunidades de raza negra.

Esa demanda ha causado división en la Alcaldía, ya que ha recibido apoyo del portavoz Corey Johnson y otros miembros de la Alcaldia, pero rechazo del propio alcalde y de los responsables policiales, que consideran un recorte de 1.000 millones al NYPD demasiado alto, en una partida que alcanza casi 6.000 millones.

Preguntado por el asunto, este miércoles De Blasio dijo que las autoridades «respetan el derecho a protestar pacíficamente» de los acampados siempre y cuando lo hagan «de manera segura» en el contexto de una pandemia, e indicó que la Policía se encargará de garantizarlo «a medida que avancen los días».

Deja un comentario